lunes, 18 de enero de 2010

Ventajas de la Levadura de Cerveza

La levadura de cerveza seca refuerza el sistema nervioso. Es un buen suplemento dietario a cualquier edad. Y ayuda a pacientes desnutridos, oncológicos, quemados, anémicos y recién operados.

Ya lo decía la abuela: la levadura de cerveza seca en polvo es buena para la salud. Y hoy diversos estudios lo confirman. Posee un alto contenido de proteínas, vitaminas, carbohidratos, minerales y fibras. Es fácil de digerir y de rápida absorción.
"La levadura de cerveza en polvo virgen refuerza el sistema nervioso; fortalece la piel, las uñas y el cabello; promueve la síntesis de hormonas tiroides, progesterona y testosterona", detalla el médico Carlos Markmann, jefe del servicio de Nutrición del Hospital Marie Curie.
La levadura de cerveza seca en su estado puro se obtiene a partir del hongo unicelular Saccharomyces cerevisiae luego de una serie de procesos industriales. Es insípida, pero también se consigue con sabor a queso y a manzana.
¿Cómo usarla? Se la puede mezclar con leches, yogur, crema, azúcar, cereales, jugos de frutas, infusiones, verduras deshidratadas en polvo, sopas, pastas, salsas y ensaladas.Los especialistas la recomiendan como suplemento dietario durante el embarazo, la lactancia, a lo largo del desarrollo infantil, en la adolescencia, entre los deportistas y en los mayores con algún déficit alimentario. También como antioxidante natural, en pacientes desnutridos, oncológicos, quemados, anémicos y en aquellos que atraviesan un período posoperatorio.
"Hay que tener en cuenta que la levadura de cerveza en polvo difiere de la levadura utilizada habitualmente en panificación. Mientras la primera es inactiva, la segunda tiene la propiedad de fermentar carbohidratos con producción de anhídrido carbónico", explica Luis Lopardo, dermatólogo y farmacólogo clínico.
Sus proteínas contienen todos los aminoácidos considerados esenciales por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).
"En chicos mayores de 2 años con una alimentación deficiente suelo indicar consumir 2 gramos por día (una cucharadita de café). Y en los adultos, 20 gramos por día (una cucharada sopera)", cuenta Markmann.
Se la puede consumir de diversos modos: en carnes rojas, pescados, pollos, pastas, verduras. Por ejemplo en una salsa de queso. Y aquí va la receta: se coloca la crema de leche en una cacerola. Al primer hervor se le agregan 2 yemas, 50 gramos de queso crema y 200 gramos de queso gruyere. Luego se disuelve una cucharada sopera de levadura de cerveza en agua tibia y se agrega a la preparación. Revolver continuamente hasta que se disuelva el queso. Por último, salpimentar a gusto.
También aseguran que los suplementos dietarios con levadura seca en polvo subsanan total o parcialmente las deficiencias de hierro, cobre, zinc, cromo, selenio y molibdeno que, a veces, presentan ciertas dietas. Por su bajo contenido en sodio puede ser consumida por hipertensos."La ausencia de la vitamina B se evidencia en la piel seca, escamosa alrededor de la nariz y ojos, cuando los labios se agrietan y aparecen llagas en boca y lengua. También en ciertas irritaciones oculares, en la sensibilidad a la luz, falta de concentración y memoria, y ardor en los pies. Por eso es importante consumir levadura de cerveza en polvo", asegura Lopardo.


Sin duda la abuela tenía razón: un poco de levadura seca en polvo todos los días no hace mal a nadie. Más que eso: revitaliza, rejuvenece y ayuda a vivir mejor.

Fuente: Jéssica Fainsod en Diario Clarín